Muchas personas mayores presentan las siguientes quejas:

  • Desear irse a la cama más temprano.
  • Tardar más en quedarse dormido.
  • Despertarse muchas veces por la noche.
  • Sueño más ligero.
  • Despertarse temprano y no ser capaz de volver a dormirse.
  • Despertarse cansado.
  • Necesitar dormir siesta durante el día.

Puede ampliar información sobre el sueño del anciano pinchando aquí.

Recordar que estas quejas pueden mejorar si se consulta con un especialista en trastornos del sueño.