¿NO ha probado el nuevo tratamiento del insomnio?.¿Es de esos paciente que sufre de insomnio?.¿ Ya ha probado todas las pastillas?. ¿Ya ha visitado a todos los médicos?. ¿Todavía no ha conseguido resultados?.

¿Que es el insomnio?

La queja de insomnio, es el síntoma del sueño más frecuente y uno de los síntomas que limita más la calidad de vida del que lo padece. Consiste en una dificultad para quedarse dormido, despertares frecuentes durante la noche y/o despertarse antes de los deseado por la mañana. Todo ello, asociado a  una importante repercusión al día siguiente ya sea psicológica, física y social.

Más del 50% de la población padece insomnio transitorio a lo largo de su vida. Pero el síntoma de insomnio de más de 3 meses de duración, afecta entre un 15-34% de la población, y  el 5% de la población padece el trastorno de insomnio crónico en grado moderado grave.  Sin embargo, sólo un 5% de estos pacientes de insomnes consulta a su médico y hasta un 20% se auto-medica o consume alcohol para paliar los síntomas.

Si padece de insomnio,  y quiere evaluar fácilmente la gravedad de su insomnio a través de un simple cuestionario , Cuestionario gravedad insomnio

Consecuencias  del insomnio

El insomnio crónico normalmente no es tratado a tiempo, o bien se hace de forma incorrecta con el uso estandarizado de las benzodiacepinas. Este tipo de tratamiento, lo que hace es que conseguir  un alivio parcial y temporal de los síntomas. Pero con el tiempo, vuelven a reaparecer, e incluso a empeorar, los síntomas iniciales, facilitando el cronificarse en el tiempo. Todo esto hace que  el paciente pierde la confianza en volver a dormir de forma correcta y recuperar una calidad de vida saludable. Además, de favorecer enfermedades ya sean cardiovasculares y/o psiquiátricas que desembocan en un aumento de la mortalidad de estos pacientes.

Diagnostico del insomnio

El tratamiento del insomnio debe ser abordado desde un enfoque multifactorial y personalizado. Es por este motivo, que antes de iniciar el tratamiento del insomnio hay que hacer un correcto diagnóstico, estando obligados a descartar previamente  otras causas que tienen como comorbilidad un insomnio  secundario.

Las causas y comorbilidades que originan el insomnio son múltiples y de diversa índole, pudiendo ser: ansiedad, estrés, depresión, trastornos del sueño (apneas del sueño, retraso de fase, trabajo por turnos, Jet lag, síndrome de piernas inquietas, parasomnias), cafeína u otros estimulantes (bebidas energéticas, té, cacao), alcohol, nicotina y otras drogas. También, alteraciones del patrón sueño-vigilia, un ambiente no favorecedor (ruidos, luminosidad, características del colchón y de la almohada…), exposición excesiva a luz intensa diurna. Además de, hipertiroidismo, alcoholismo,  deprivación alcohólica o a otras sustancias depresoras del SNC (sedantes, hipnóticos, antihistamínicos, miorrelajantes…), toma de sustancias estimulantes (cocaína, anfetaminas…), efecto secundario medicamentoso (teofilina, pseudoefedrina…), dolor, alteraciones de la continencia urinaria, alteraciones respiratorias (EPOC…) entre otros.

Una vez descartado todos los  trastornos de insomnio secundario y  por lo tanto pudiendo confirmar un trastorno de insomnio crónico primario.

Terapia cognitivo conductual

Actualmente han salido estudios de alta calidad que han demostrado que el tratamiento de primera elección del trastorno de insomnio crónico, ya no son las pastillas, sino la Terapia cognitivo-conductual. Esta terapia  esta adaptada y personalizada a  las necesidades de cada paciente y en el que temporalmente puede ir asociado o no a mediación para obtener la máxima mejoría en el menor tiempo posible. La Terapia cognitivo-conductual se ha demostrado ser altamente efectivo y duradero en el tiempo, consiguiendo la curación total, es decir poder llegar a dormir bien sin fármacos en el 70%   de los pacientes o una mejoría significativa en el 90% de los casos.

El tratamiento con la terapia cognitivo conductual hay que en realizarlo preferiblemente en un Centro acreditado en trastornos del sueño, o con un especialista acreditado en trastornos del sueño. Consiste en un mínimo de 5 sesiones. En estas sesiones se les da a los pacientes de manera personalizada, las herramientas necesarias para que vuelva a recuperar el hábito de sueño y la confianza. De esta manera recuperará con normalidad esta función fisiológica, sin necesidad de forzarlo. La diferentes herramientas que se utilizan y se combinan según la necesidad de cada pacientes son;  las medidas higiénicas del sueño, la restricción del tiempo en cama, el control de estímulos, terapias de relajación y la intención paradójica. Con esta combinación de terapias se consigue mejorar la calidad del sueño de forma significativa, incluso, pudiendo llegar a dormir sin mediación,  llegando a  alcanzar un sueño más fisiológico y natural.

 

Si quiere más información sobre la terapia cognitivo conductual pinche aquí.