Apnea del sueño

Todos sabemos que la apnea del sueño, al igual que un cónyuge que ronca en la cama al lado tuyo, puede interrumpir un descanso nocturno reparador. Cada vez más, se entiende que este trastorno —definido como interrupciones repetidas en la respiración mientras duermes— también representa un riesgo serio para tu salud.

¿Qué consecuencias tiene para la salud la apnea del sueño?

La apnea del sueño sin tratar se ha vinculado a la presión alta, la diabetes de tipo 2, los problemas del hígado y posiblemente hasta a la demencia. Además, se ha demostrado en investigaciones que los adultos mayores que sienten somnolencia excesiva durante el día y tienen apnea del sueño entre moderada y grave tienen más del doble de probabilidades de fallecer que quienes carecen de estos factores.

¿Quién padece de apnea del sueño?

Pero a pesar de estos riesgos potencialmente mortales, muchos ni siquiera saben que son vulnerables. Si bien más de la mitad de las personas mayores de 65 años corren un alto riesgo de padecer apnea obstructiva del sueño (el tipo más común de este trastorno), solo al 8% se les ha realizado una prueba de detección.

Del mismo modo existe la creencia generalizada que la apnea del sueño lo presentan solo los hombres obesos que ronca y con somnolencia diurna, pero este estereotipo es insuficiente ya que existen mas estereotipos. Por ejemplo, los hombres delgados con anomalías dento-bucles y faciales pueden también presentar apneas del sueño, las mujeres posmenopáusicas tienen mayores probabilidades en comparación con las mujeres premenopáusicas, pacientes con malformación de Chiari o otras malformaciones craneales.

En los niños que roncan también es muy frecuente que no sean obesos ya que puede ser secundario a una hipertrofia amigdalar.

¿Qué síntomas tiene la apnea del sueño?

La apnea del sueño muchas veces se pasa por alto porque sus síntomas pueden ser muy sutiles, incluso un 60% de los pacientes con apneas graves para la salud no refieren ni cansancio ni somnolencia diurna.

Las señales más obvias son roncar y despertarte respirando con dificultad (o que tu pareja te diga que lo haces), pero hay otras señales de las que debes estar pendiente, como sentir que no descansaste cuando te despiertas, insomnio, bruxismo, un dolor de cabeza matutino que se te quita después de que empiezas a moverte, problemas para concentrarte o no sentir la mente igual de ágil como antes, alteración en la memoria o incluso fatiga crónica y/o somnolencia. Además, si te está costando trabajo controlar tu presión arterial, incluso si estás tomando varios medicamentos, esa también es una señal de advertencia. (puedes evaluar de forma sencilla su posibilidad de tener apneas pinchando aquí).

Si alguno de estos indicios te suena familiar, consulta con un especialista en medicina del sueño para que te evalúe (para solicitar consulta con el Dr. A. Ferré pincha aquí).

¿Los niños que tienen apnea del sueño, tienen los mismos síntomas delos adultos?

En los niños la presentación clínica difiere del adulto. En los niños se puede observar un sueño inquieto o fragmentado, y durante el día presentar un bajo e empeoramiento del ritmo escolar, déficit de atención, hiperactividad e irritabilidad y en muy pocos casos hay presencia de somnolencia (puedes evaluar si tu hijo tiene algún trastorno del sueño pinchando aquí).

¿Cómo se diagnostica la apnea del sueño?

A menudo, una prueba de sueño o polisomnografía se realiza durante la noche en un centro de estudio del sueño. Mientras te alistas para dormir, un técnico te coloca sensores en el cuero cabelludo, las sienes, el pecho y las piernas, además de una pequeña pinza en un dedo o la oreja. Todos estos sensores se conectan a una computadora para que el laboratorio pueda monitorear tus ondas cerebrales, movimientos oculares, frecuencia cardíaca, patrones de respiración y niveles de oxígeno en la sangre mientras duermes.

¿Puedo hacerme la prueba de la apnea del sueño en casa?

Si no te gusta la idea de pasar la noche en una cama desconocida y estar conectado a una variedad de dispositivos, puedes preguntarle al médico sobre la posibilidad de hacerte una prueba en tu casa (poligrafía respiratoria). Para eso, solo recogerás un pequeño monitor portátil en tu centro local de estudio del sueño y luego te lo pondrás en tu hogar. Esto por lo general incluye colocarte un cinturón alrededor del pecho, ponerte una pinza en el dedo y colocarte un sensor de circulación del aire sobre la nariz.

Cuando devuelves el dispositivo, el técnico analiza los resultados. Pero ten en cuenta que esta prueba en el hogar solo descubre la apnea del sueño en los casos más graves. Sino en caso contrario, es mejor que vayas a un centro especializado en trastornos del sueño para hacerte la prueba.

¿Cómo se trata la apnea del sueño?

Si tienes apnea del sueño, cambios de estilo de vida como perder peso, dormir de lado,  evitar el alcohol antes de acostarte y dejar de fumar pueden ayudarte. Pero el tratamiento de referencia es la presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP), un dispositivo con una máscara conectada a una bomba de aire que te sopla aire a través de la garganta para mantenerte abiertas las vías respiratorias.

Si usas una de estas máquinas, muchos de los riesgos asociados con la apnea del sueño pueden reducirse drásticamente. En un estudio del 2014 publicado en la revista médica Sleep, se descubrió que a quienes usaron una máquina de CPAP por solo tres meses se les redujo significativamente la presión arterial. En otro estudio se ha constatado que los que tratan las apneas del sueño con CPAP diminuyen sus síntomas y su tasa de mortalidad.

Pero no todo el mundo acepta el tratamiento de CPAP en la apnea del sueño.  Una revisión en el 2016 de estudios publicados en la revista Journal of Otolaryngology – Head & Neck Surgery se determinó que más de un tercio de las personas a quienes se les recomendó que utilizaran una máquina de CPAP no siguen usándola. “Pueden ser incómodas de usar porque pueden causar síntomas como congestión en la nariz o resequedad en la boca.

Si probaste varias máscaras distintas y todavía te sientes muy incómodo, habla con tu médico o prestador de salud sobre otras opciones, como un dispositivo bucal (dispositivo de avance mandibular para el tratamiento del ronquido y la apnea del sueño) o diferentes técnicas quirúrgicas de las vías aéreas superiores ya sea por parte del otorrinolaringólogo, el maxilofacial o ambos.


Categoría: Apnea del sueño

Cargando

Contactenos