las quejas más habituales sobre el sueño en personas mayores son muchas y aumentan con la edad. Apréndalas en este artículo y no sufra de una mala calidad de sueño que además  puede traerle otras enfermedades.

¿Cuales son las quejas mas frecuentes  en las personas mayores sobre los problemas del sueño?

  • Desear irse a la cama más temprano.
  • Tardar más en quedarse dormido.
  • Despertarse muchas veces por la noche.
  • Sueño más ligero.
  • Despertarse temprano y no ser capaz de volver a dormirse.
  • Despertarse cansado.
  • Necesitar dormir siesta durante el día.

¿Por qué las personas mayores suelen tener mas quejas sobre el sueño?

A medida que envejecemos, nuestros cuerpos cambian, pero nuestra necesidad de dormir no. Al igual que los adultos de todas las edades, las personas mayores necesitan de 7 a 9 horas de sueño por noche. Sin embargo, obtener ese sueño crítico se vuelve cada vez más difícil debido a los cambios biológicos y la influencia de los medicamentos recetados.

La falta de sueño con el envejecimiento es un problema grave. La investigación estima que entre el 30% y el 50% de las personas mayores de 65 años sufren de insomnio, y esta condición afecta a más mujeres que hombres. La falta de sueño entre los ancianos puede complicar otros problemas de salud y causar somnolencia diurna que aumenta los riesgos de accidentes y caídas.

Por qué dormimos menos a medida que envejecemos

A medida que envejecemos, el sueño se vuelve más difícil por razones biológicas. Las alteraciones de los ritmos circadianos y una mayor prevalencia de afecciones médicas que alteran el sueño interfieren con el hecho de que las personas mayores duerman todo lo que necesitan.

La edad también puede afectar el sueño debido al efecto de los medicamentos. Muchas personas aumentan su lista diaria de recetas a medida que envejecen, y a medida que esos medicamentos afectan el cuerpo, pueden interrumpir el sueño. Incluso las ayudas para dormir pueden tener un efecto negativo en las personas mayores para lograr un sueño constante a largo plazo.

¿Cuales son quejas más habituales sobre el sueño en personas mayores?

¿El sueño cambia como parte natural del envejecimiento?

Es natural preguntarse por qué dormimos menos a medida que envejecemos. Aunque es posible que reconozcamos mejor los beneficios del sueño, actualizar esos beneficios puede ser complicado por el hecho de que dormir una noche completa se vuelve cada vez más difícil.

Los estudios han demostrado que los cambios en el sueño son una parte natural del envejecimiento. Esta sección revisa algunos de los factores que influyen en esos cambios.

Cambios en la arquitectura del sueño

Los cambios fundamentales en la arquitectura del sueño ocurren con frecuencia con el envejecimiento. Esto significa que el ciclo típico de sueño, incluido su tiempo y profundidad, cambia, y estos cambios pueden representar barreras poderosas para un sueño de calidad.

No todo el sueño es idéntico; en cambio, pasamos por las etapas del sueño. El ciclo de sueño promedio es de alrededor de 90 minutos y consta de 4 etapas. Las primeras 3 etapas son parte del sueño de movimiento ocular no rápido (NREM), y la última etapa es el sueño REM. Las primeras etapas de NREM son el sueño más ligero, mientras que la etapa tardía de NREM es un sueño profundo de onda lenta.

La investigación indica que las personas mayores tienden a pasar más tiempo en las primeras etapas de sueño ligero. Esto puede privarlos de los beneficios de recuperación del sueño profundo y el sueño REM. También es más fácil despertarse durante el sueño ligero, y esos despertares pueden sentirse más abruptos.

El momento del sueño también suele cambiar con el envejecimiento. Para muchas personas mayores, la somnolencia se produce más temprano en la noche, lo que hace que sea más difícil dormir toda la noche y, a menudo, se despierta temprano. Este síndrome de fase avanzada del sueño (ASPS) es un tipo de trastorno del ritmo circadiano que puede provocar un descanso general reducido.

Otra alteración en la arquitectura del sueño que puede afectar a las personas mayores, especialmente a los hombres mayores de 50 años, es el trastorno del comportamiento del sueño REM (RBD). Durante el sueño REM normal, la actividad cerebral es alta, pero el cuerpo no se mueve. En RBD, una persona comienza a representar sueños físicamente, lo que puede provocar daños personales y trastornos del sueño.

Condiciones de salud coexistentes

Varios problemas de salud pueden dificultar que duerma bien. Si bien estas condiciones y problemas pueden afectar a personas de todas las edades, su prevalencia aumenta con la edad.

¿Cómo pueden los medicamentos recetados cambiar nuestro sueño?

Otra forma de relacionar el envejecimiento y el sueño es a través de la influencia de los medicamentos. Si bien los medicamentos pueden alterar el funcionamiento de nuestro cuerpo de manera que ofrecen enormes beneficios, también pueden tener efectos secundarios problemáticos, incluso en el sueño.

En las personas mayores, los efectos de la medicación pueden amplificarse por varios factores. Con la edad avanzada, existe una mayor propensión a tomar múltiples medicamentos, conocidos como polifarmacia. Además, el envejecimiento afecta los órganos implicados en la metabolización y eliminación de fármacos, como los riñones y el hígado, y esto puede crear efectos secundarios más impredecibles, especialmente en el contexto de múltiples medicamentos.

Los efectos secundarios de los medicamentos recetados pueden variar de persona a persona, pero se sabe que algunos tipos de medicamentos tienen el potencial de afectar el sueño. Para algunos pacientes, los efectos secundarios más grandes pueden ocurrir incluso por la abstinencia después de haber dejado de tomar el medicamento.

En general, los medicamentos recetados alteran el sueño de tres maneras: haciendo que sea más difícil conciliar el sueño, alterando la arquitectura del sueño y fomentando la somnolencia diurna.

Medicamentos recetados e insomnio

Diversas clases y tipos de drogas pueden contribuir al insomnio de inicio del sueño, lo que significa que hacen que sea más difícil conciliar el sueño. Los medicamentos que contienen cafeína o una anfetamina, incluidos los medicamentos de venta libre, pueden tener este efecto incluso si se toman muchas horas antes de acostarse. Otros tipos de medicamentos que pueden contribuir al insomnio incluyen:

  • Medicamentos antiinflamatorios, incluidos muchos esteroides.
  • Antidepresivos
  • Medicamentos anticonvulsivos
  • Medicamentos para la presión arterial (incluidos los betabloqueantes)
  • Antiarrítmicos
  • Diuréticos
  • Medicamentos de quimioterapia
  • Broncodilatadores, que pueden usarse para el asma o afecciones pulmonares.
  • Hormonas tiroideas sintéticas
  • Medicamentos para tratar la enfermedad de Parkinson

Es importante recordar que no todas las drogas en estas categorías causarán insomnio. Además, debido a que los efectos secundarios pueden ser altamente individualizados, no todos los pacientes que toman estos medicamentos experimentarán interrupciones del sueño.

Medicamentos con receta y arquitectura del sueño

Los adultos mayores ya corren el riesgo de tener problemas al cambiar la arquitectura del sueño, pero los medicamentos pueden agravar aún más estos problemas. Algunas drogas pueden afectar qué tan bien una persona puede progresar en cada etapa del sueño. Por ejemplo, algunos sedantes, incluidos los medicamentos para la tos, pueden afectar los patrones de sueño. Otros medicamentos, incluidos algunos medicamentos para la presión arterial y medicamentos para el colesterol, pueden interferir con la arquitectura del sueño.

En algunos casos, los estudios detallados sobre el efecto de un medicamento en las etapas del sueño pueden ser limitados o pueden haberse realizado en pacientes más jóvenes cuya experiencia no es muy similar a la de los adultos mayores.

Si bien no es un medicamento recetado, el alcohol es un ejemplo de otra sustancia que puede afectar directamente la arquitectura del sueño de manera compleja y negativa.

Medicamentos recetados y somnolencia diurna

Algunos medicamentos, incluidos algunos utilizados para los resfriados, la tos, el asma y el dolor, pueden afectar el sueño al causar somnolencia o somnolencia durante el día. Estos medicamentos pueden dificultar que una persona alinee su ciclo de sueño-vigilia con el ciclo de día y noche donde vive. Pueden fomentar la siesta, lo que puede dificultar conciliar el sueño o dormir toda la noche.

Ayudas para dormir para pacientes mayores; problemas.

Presentados con estos problemas para dormir, algunas personas mayores recurren a ayudas para dormir de venta libre. Desafortunadamente, estos pueden tener efectos secundarios y generalmente no se recomiendan. Estas drogas pueden crear hábito y pueden hacer que quedarse dormido sea aún más difícil una vez que haya dejado de tomarlas. También pueden interactuar con otros medicamentos y provocar un aturdimiento después del despertar que puede aumentar el riesgo de caídas u otros accidentes.

Cómo dormir mejor a medida que envejeces

A pesar de estos desafíos para dormir bien, hay medidas que los adultos mayores pueden tomar para aumentar sus posibilidades de descanso nocturno sólido y disminuir así las quejas más habituales sobre el sueño en personas mayores

Habla con tu doctor o un especialista en medicina del sueño.

Hablar con su médico sobre las quejas más habituales sobre el sueño en personas mayores  puede ser un paso útil para mejorar su sueño. Si ha estado luchando contra el insomnio o descubre que no se está despertando sintiéndose descansado, es importante que su médico lo sepa. Mantener un diario de sueño en el que realice un seguimiento de sus patrones de sueño y cómo se siente al día siguiente puede ofrecer información útil para que su médico la revise.

Algunas condiciones que favorecen las quejas más habituales sobre el sueño en personas mayores,  como por ejemplo  la apnea del sueño, a menudo no se diagnostican en las personas mayores que pueden pensar que los síntomas como la somnolencia no son lo suficientemente significativos como para hablar con su médico. Al asegurarse de que su médico sepa sobre sus problemas de sueño, pueden trabajar con usted para identificar si hay una causa subyacente.

Si quiere puede auto-evaluarse de forma sencilla la sospecha de un trastorno del sueño asociado con estos simples cuestionarios que le proporcionamos pinchando aquí.

Del mismo modo le porporcinamos un artículo donde se le dan las pistas para saber cuando debería consultar con un médico pinchando aquí.

Si su sueño se ve interrumpido por el dolor u otra dolencia física, el médico puede trabajar con usted en una estrategia para controlar esa enfermedad coexistente. También pueden revisar sus medicamentos para ver si hay alguno que pueda estar interrumpiendo su sueño.

Un médico puede derivarlo a un psiquiatra para que lo ayude si está ansioso o deprimido. Algunos psiquiatras tienen capacitación adicional para llevar a cabo una terapia cognitiva conductual para el insomnio (CBT-I) que puede combinarse bien con el cuidado de la ansiedad o los trastornos del estado de ánimo.

Recuerde que si bien nuestra guía es exhaustiva y está bien investigada, no es un reemplazo para el consejo médico. Siempre consulte a su médico o médico calificado con cualquier pregunta o inquietud que tenga con respecto a afecciones médicas, tratamientos y consejos.

Mejora tu higiene del sueño

Debido a que los problemas para dormir son multifactoriales, rara vez hay una bala de plata para resolverlos. Sin embargo, un paso importante es mejorar su higiene del sueño, que abarca su entorno de sueño y sus hábitos y rutinas relacionadas con el sueño.

Mejora tu entorno de sueño

Tener un buen ambiente para dormir significa fomentar la comodidad y la relajación al tiempo que elimina las posibles barreras para dormir.

La mayoría de las personas, incluidos los adultos mayores, no tienen control sobre todos los aspectos de su entorno de sueño. Esto es especialmente cierto para las personas mayores que viven en centros de vida asistida o de enfermería. Incluso si no puede administrar todos los aspectos de su entorno de sueño, generalmente hay formas de realizar una actualización

  1. Comience con el colchón: un colchón confiable es una inversión digna. Puede brindarle comodidad y brindarle a su espalda el apoyo que necesita para reducir los dolores matutinos.
  2. Cuide su cabeza: junto con su colchón, elija una almohada de apoyo para que pueda descansar su cabeza y apoyar su cuello.
  3. Elija ropa de cama de calidad: opte por un juego de sábanas y un edredón que se adapte a sus necesidades. Algunas camas ofrecerán una noche de sueño más fresco, mientras que otras harán una cama más cálida y acogedora.
  4. Elimine los peligros potenciales: es importante eliminar las cosas que podrían hacer que se tropiece y se caiga. Mantenga despejadas sus pasarelas principales y evite el uso de alfombras en áreas de alto tráfico.
  5. Limite la contaminación lumínica: demasiada luz puede distraer y afectar la forma en que su cuerpo se adapta al ciclo natural de la luz del día. Intente usar solo luces nocturnas con poca luz, coloque cortinas opacas si tiene mucha luz externa y / o use una máscara para los ojos para mantener sus ojos protegidos.
  6. No utilice dispositivos electrónicos: esto va junto con la contaminación lumínica. Los teléfonos celulares y las tabletas producen luz azul que puede interferir con su capacidad de dormir bien. Intente no usarlos en su habitación o durante 30-60 minutos antes de planear irse a la cama.
  7. Elija su temperatura: la regulación de la temperatura corporal puede ser más difícil para las personas mayores, por lo que es importante obtener la temperatura correcta de su habitación. Normalmente se recomienda una habitación más fresca, pero esto es subjetivo. Encuentre la temperatura que funcione para usted y asegúrese de que su termostato esté configurado para que su habitación ya esté a esa temperatura cuando llegue la hora de acostarse.
  8. Considere los aromas sutiles: un aceite esencial puede agregar un ligero aroma a su habitación, y algunos olores pueden mejorar la calma.

Mejora tu rutina de sueño

Parte de lo que afecta su capacidad de dormir bien por la noche es qué tan bien se prepara para dormir. Esto incluye lo que hace durante el día, así como en el período previo a la hora de acostarse.

  1. Elimine o limite las siestas: la siesta puede hacer que sea más difícil dormir por la noche. Si necesita una siesta, asegúrese de que sea antes de las 3 p.m. y manténgala por menos de una hora.
  2. Haga ejercicio: el ejercicio diario puede brindar muchos beneficios de bienestar, incluida la promoción de un sueño saludable. No tiene que ser un ejercicio intenso; incluso caminar o hacer jardinería puede ser beneficioso.
  3. Tome el sol: tomarse un tiempo al aire libre y a la luz del día puede ayudar a sincronizar el reloj interno de su cuerpo con su horario local de día y noche.
  4. Tenga un horario establecido para acostarse y despertarse: una rutina regular promueve la consistencia y facilita que su cuerpo se adapte. Cumpla con este horario todos los días, incluso en días festivos o fines de semana.
  5. Haga una rutina antes de acostarse: cada noche antes de acostarse, siga los mismos pasos para prepararse. Esta secuencia le indica a su mente y cuerpo que se acerca la hora de acostarse. Los pasos pueden incluir cosas que facilitan el sueño, como técnicas de relajación (meditación, diario, respiración profunda) o tomar una taza caliente de té para dormir.
  6. Restrinja las actividades en la cama: desea asociar su cama con el sueño, y otras actividades como mirar televisión o comer pueden restar valor a esa asociación. Está bien hacer una excepción para el sexo, pero trate de limitar cualquier otra actividad en la cama además del sueño y el sexo.
  7. Limite el alcohol y la cafeína: estos pueden interferir con la cantidad y calidad del sueño, por lo tanto, trate de limitar su consumo, es

 

Puede ampliar información sobre el sueño del anciano pinchando aquí.

 

Artículo «quejas más habituales sobre el sueño en personas mayores» escrito y revisado por el Dr. A. Ferré. Médico especialista en medicina del sueño. Si tiene cualquier duda puede consultar con el doctor pinchando aquí.

Bibliografía: quejas más habituales sobre el sueño en personas mayores

Quejas más habituales sobre el sueño en personas mayores.https://academic.oup.com/sleep/article/18/6/425/2749669