93 595.20.20    info@larotondacm.cat   Reseña profesional

 

El insomnio afecta entre un 15-34% de la población, incrementándose con la edad. El 10% de la población padece insomnio crónico. Más del 50% de la población padece insomnio transitorio a lo largo de su vida. Un escaso porcentaje (alrededor de un 5%) de insomnes consulta a su médico y hasta un 20% se automedica o consume alcohol para paliar los síntomas. 

Si padece de insomnio, puede evaluar fácilmente la gravedad de su insomniopinchando aquí.

También pude evaluar de forma sencilla si disfruta de una buena calidad de sueño pinchando aquí.

Visualice vídeos informativos sobre el insomnio clickando aquí.

El insomnio, se puede definir como la dificultad o incapacidad para dormir o falta total de sueño. Se utilizan, asimismo, otros sinónimos, como desvelo, vigilancia, disomnia, dificultad para dormir... En términos clínicos constituye una percepción subjetiva de insatisfacción con la cantidad y/o calidad del sueño.  Traduce un sueño no reparador, de mala calidad, que puede derivar en somnolencia diurna, falta de concentración, cansancio, mala memoria, irritabilidad, desorientación, accidentes de tráfico y laborales, ojeras, disminución de la calidad de vida... Incluye la dificultad para iniciar o mantener el sueño o despertar temprano con incapacidad para volverse a dormir.

Las alteraciones del insomnio se pueden clasificar por:

1.Por duración:
Agudo: menos de 4 semanas.
Subagudo: más de 4 semanas, pero menos de 3-6 meses.
Crónico: más de 3-6 meses.

2.Por severidad:
Leve. Casi cada noche. Existe un mínimo deterioro de la calidad de vida.
Moderado. Cada noche. Existe un moderado deterioro de la calidad de vida con síntomas asociados (irritabilidad, ansiedad, fatiga...).
Severo. Cada noche. Existe un moderado deterioro de la calidad de vida con síntomas asociados de mayor intensidad.

3.Por forma de presentación:
Inicial o de conciliación, al conciliar el sueño.
Medio o de mantenimiento de sueño, no poder dormir toda la noche seguida.
Terminal o de final de sueño o despertar precoz, despertar antes de acabar la noche.

Las causas que originan el insomnio son múltiples y de diversa índole, pudiendo coincidir  más de una en un mismo sujeto. Son: ansiedad, estrés, depresión (especialmente del insomnio de conciliación), trastornos del sueño (apneas del sueño, retraso de fase, trabajo por turnos, Jet lag, sindrome de peirnas inquietas, parasomnias), envejecimiento, ejercicio físico o estimulación mental antes de acostarse, cafeína u otros estimulantes (bebidas energéticas, té, cacao), alcohol, nicotina y otras drogas, dormitar excesivamente durante el día (siestas largas), alteraciones del patrón sueño-vigilia, ambiente no favorecedor (ruidos, luminosidad, características del colchón y de la almohada...), exposición excesiva a luz intensa diurna, hipertiroidismo, alcoholismo,  deprivación alcohólica o a otras sustancias depresoras del SNC (sedantes, hipnóticos, antihistamínicos, miorrelajantes...), toma de sustancias estimulantes (cocaína, anfetaminas...), efecto secundario medicamentoso (teofilina, pseudoefedrina...), dolor, alteraciones de la continencia urinaria, alteraciones respiratorias (EPOC...) o Idiopático (¿alteración del control neurológico del sistema de sueño-vigilia?) Varios estudios han podido demostrar un aumento de la actividad fisiológica a la hora de acostarse en las personas que sufren insomnio, asimismo, el metabolismo de las últimas 24 horas es más alto en insomnes.

En el caso de los niños pequeños, las causas más frecuentes de insomnio son: Insomnio infantil por hábitos incorrectos, deseo de atención de los padres, dentición,cólico del lactante, parasitosis intestinal, fiebre y hambre.

 

Anuncio sobre el ronquido

 

Anuncio insomnio infantil

Anuncio Insomnio Adultos

FACEBOOK - Especialistas en trastornos del sueño