Mujer tomando pastillas para dormir

Mujer con insomnio tomando pastillas para dormir.

Tomar  pastillas para dormir  para el tratamiento del insomnio crónico (insomnio de mas de 3 meses de duración), pueden proporcionar un alivio a corto plazo del problema, aunque también pueden provocar efectos secundarios y mas si se toman de forma prolongada. Antes que tomar pastillas para dormir, podrían ser más efectivas otras opciones de tratamiento. Lo mejor es consultar con un especialista en trastornos del sueño y no automedicarse.

Insomnio Crónico: prevalencia y consecuencias

El «insomnio crónico»,  es el trastorno más conocido, y  a su vez, el más prevalente, rondando  el 15%  y el 34% de la población.1–5 El insomnio se ha relacionado con un empeoramiento de la calidad de vida, 6  y su persistencia a lo largo del tiempo, con la aparición de depresión,7 con un aumento de  ideación suicida,8 de los accidentes de tráfico y laborales,9–11  del  gasto sanitario,12–14 de la utilización de los recursos sanitarios, de bajas laborales,14,15 de discapacidad,16 aumento de enfermedades cardiovasculares,17–19  e incluso, con un aumento de la mortalidad.19,20

Insomnio crónico: frecuente queja en atención primaria

El “insomnio” es el motivo de consulta más frecuente, dentro de los problemas de sueño, en una consulta de atención primaria. Se ha calculado que aproximadamente entre un 27% y un 55% ha relatado dicho problema durante la anamnesis.21 El hecho de que sea un motivo frecuente de consulta hace que se disparen las prescripciones de fármacos para tratarlo desde atención primaria, pero sorprendentemente existe numerosa bibliografia que indica que no se está haciendo de manera correcta.22,23 Se ha descrito que sólo el 22 %  los pacientes que refieren  síntomas de insomnio en grado grave y que toman pastillas para dormir a nivel de atención primaria presentan una mejoría significativa,  y que por el otro lado, casi la mitad de los pacientes —el 44% de los pacientes— refiere no mejorar o incluso  presentar un empeoramiento de los síntomas.22,23

¿Es bueno el uso de pastillas en el tratamiento del insomnio?

Una de las causas más habituales que explica esta escasa tasa de éxito en el tratamiento, podría ser la  frecuente elección de un tratamiento con benzodiacepina, como primera opción sin haber identificado antes  trastorno de sueño comórbido. Las benzodiacepinas pautadas no  solo cronifican el problema,  sino que  a menudo lo empeora  aumentando así su riesgo de morbi-mortalidad.24,25

Actualmente, existe un abuso en el uso de las benzodiacepinas, que  se traduce en que son el 8% de todos los medicamentos prescritos en España,  lo que significa que  entre un  15-20% de la población española está tomando benzodiacepinas, y con una estimación del aumento anual  del 3.5 %.26,27 Las recomendaciones actuales para el tratamiento del trastorno de insomnio con benzodiacepinas es de 2-4 semanas,  y a pesar de ello los estudios muestran que el 14,1% de los pacientes tratados con benzodiacepinas continúan tomándolos al año y que el 0,7% presentaban abuso o adicción.26,27  El tiempo de evolución del síntoma insomnio también influye en la elección de la terapia. Las benzodiacepinas pueden ser muy útiles en el “trastorno de insomnio agudo”.28 Sin embargo, en  el “trastorno de insomnio crónico”  el tratamiento de primera elección es la terapia cognitivo conductual (TCC).29

Terapia cognitivo conductual

La TCC  ha demostrado, una curación en el 70% de los casos y una mejoría significativa en el 90%.30 La TCC consiste en combinación de  las medidas higiénicas del sueño, la restricción del tiempo en cama, el control de estímulos, terapias de relajación y la intención paradójica.30  Con esta combinación de terapias, se consigue mejorar la calidad del sueño de forma significativa, incluso, pudiendo llegar a dejar de tomar las pastillas para dormir  y  alcanzar un sueño más fisiológico y natural, y que se mantiene de forma más prolongada durante el tiempo.

Es por este motivo que antes de tomar pastillas para dormir o automedicarse,  le recomendamos  que consulte con un especialista acreditado en trastornos del sueño.

Si desea realizar cualquier consulta on-line con un especialista en trastornos del sueño  pinche aquí.

Articulo redactado por el Dr. A. Ferré. Especialista en medicina del sueño. (ver Curriculum vitae).

Medicina del sueño

Dr. A. Ferré. Médico especialista en trastornos del sueño

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ohayon MM, Partinen M. Insomnia and global sleep dissatisfaction in Finland. J Sleep Res. 2002;11:339-46.
  2. Ohayon MM, Sagales T. Prevalence of insomnia and sleep characteristics in the general population of Spain. Sleep Med. 2010;11:1010-8.
  3. Morin CM, Bélanger L, LeBlanc M, Ivers H, Savard J, Espie CA, et al. The natural history of insomnia: a population-based 3-year longitudinal study. Arch Intern Med. 2009;169:447-53.
  4. Jansson-Fröjmark M, Lindblom K. A bidirectional relationship between anxiety and depression, and insomnia? A prospective study in the general population. J Psychosom Res. 2008;64:443-9.
  5. Roth T, Jaeger S, Jin R, Kalsekar A, Stang PE, Kessler RC. Sleep problems, comorbid mental disorders, and role functioning in the national comorbidity survey replication. Biol Psychiatry. 2006;60:1364-71.
  6. Léger D, Scheuermaier K, Philip P, Paillard M, Guilleminault C. SF-36: evaluation of quality of life in severe and mild insomniacs compared with good sleepers. Psychosom Med. 63:49-55.
  7. Buysse DJ, Angst J, Gamma A, Ajdacic V, Eich D, Rössler W. Prevalence, course, and comorbidity of insomnia and depression in young adults. Sleep. 2008;31:473-80.
  8. Liu X, Buysse DJ. Sleep and youth suicidal behavior: a neglected field. Curr Opin Psychiatry. 2006;19:288-93.
  9. Léger D, Bayon V, Ohayon MM, Philip P, Ement P, Metlaine A, et al. Insomnia and accidents: cross-sectional study (EQUINOX) on sleep-related home, work and car accidents in 5293 subjects with insomnia from 10 countries. J Sleep Res. 2014;23:143-52.
  10. Léger D, Guilleminault C, Bader G, Lévy E, Paillard M. Medical and socio-professional impact of insomnia. Sleep. 2002;25:625-9.
  11. Connor J, Norton R, Ameratunga S, Robinson E, Civil I, Dunn R, et al. Driver sleepiness and risk of serious injury to car occupants: population based case control study. BMJ. 2002;324:1125.
  12. Ozminkowski RJ, Wang S, Walsh JK. The direct and indirect costs of untreated insomnia in adults in the United States. Sleep. 2007;30:263-73.
  13. Morin CM, LeBlanc M, Daley M, Gregoire JP, Mérette C. Epidemiology of insomnia: prevalence, self-help treatments, consultations, and determinants of help-seeking behaviors. Sleep Med. 2006;7:123-30.
  14. Daley M, Morin CM, LeBlanc M, Grégoire JP, Savard J, Baillargeon L. Insomnia and its relationship to health-care utilization, work absenteeism, productivity and accidents. Sleep Med. 2009;10:427-38.
  15. Sivertsen B, Overland S, Bjorvatn B, Maeland JG, Mykletun A. Does insomnia predict sick leave? The Hordaland Health Study. J Psychosom Res. 2009;66:67-74.
  16. Overland S, Glozier N, Sivertsen B, Stewart R, Neckelmann D, Krokstad S, et al. A comparison of insomnia and depression as predictors of disability pension: the HUNT Study. Sleep. 2008;31:875-80.
  17. Phillips B, Bůzková P, Enright P. Insomnia did not predict incident hypertension in older adults in the cardiovascular health study. Sleep. 2009;32:65-72.
  18. Javaheri S, Redline S. Insomnia and Risk of Cardiovascular Disease. Chest. 2017;152:435-44.
  19. Bertisch SM, Pollock BD, Mittleman MA, Buysse DJ, Bazzano LA, Gottlieb DJ, et al. Insomnia with objective short sleep duration and risk of incident cardiovascular disease and all-cause mortality: Sleep Heart Health Study. Sleep. 2018;41.
  20. Parthasarathy S, Vasquez MM, Halonen M, Bootzin R, Quan SF, Martinez FD, et al. Persistent insomnia is associated with mortality risk. Am J Med. 2015;128:268-75.e2.
  21. Alattar M, Harrington JJ, Mitchell CM, Sloane P. Sleep problems in primary care: a North Carolina Family Practice Research Network (NC-FP-RN) study. J Am Board Fam Med. 2007;20:365-74.
  22. Hohagen F, Rink K, Käppler C, Schramm E, Riemann D, Weyerer S, et al. Prevalence and treatment of insomnia in general practice. A longitudinal study. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 1993;242:329-36.
  23. Vgontzas AN, Liao D, Bixler EO, Chrousos GP, Vela-Bueno A. Insomnia with objective short sleep duration is associated with a high risk for hypertension. Sleep. 2009;32:491-7.
  24. Baglioni C, Battagliese G, Feige B, Spiegelhalder K, Nissen C, Voderholzer U, et al. Insomnia as a predictor of depression: a meta-analytic evaluation of longitudinal epidemiological studies. J Affect Disord. 2011;135:10-9.
  25. Lallukka T, Podlipskytė A, Sivertsen B, Andruškienė J, Varoneckas G, Lahelma E, et al. Insomnia symptoms and mortality: a register-linked study among women and men from Finland, Norway and Lithuania. J Sleep Res. 2015:n/a-n/a.
  26. Simó Miñana J. [Use of prescription drugs in Spain and Europe]. Aten primaria. 2012;44:335-47.
  27. Javier García del Pozo, Francisco J. de Abajo Iglesias ACG-P, Dolores Montero Corominas, Mariano Madurga Sanz VG del P. UTILIZACIÓN DE ANSIOLÍTICOS E HIPNÓTICOS EN ESPAÑA (1995-2002). Rev Esp Salud Pública. 2004;78:379-87.
  28. Roehrs T, Zorick F RT. Transient and short term insomnias. En: Krieger MH, Roth T DW, editor. Princ. Pract. sleep Med. ed., Philadelphia: WB Saunders: 2000, p. 624-32.
  29. Pfeiffer PN, Ganoczy D, Zivin K, Valenstein M. Benzodiazepines and adequacy of initial antidepressant treatment for depression. J Clin Psychopharmacol. 2011;31:360-4.
  30. Schutte-Rodin S, Broch L, Buysse D, Dorsey C, Sateia M. Clinical guideline for the evaluation and management of chronic insomnia in adults. J Clin Sleep Med. 2008;4:487-504.