La siesta es una costumbre muy beneficiosa, pero hay que matizar dos cosas.

En primer lugar no todas las personas adultas necesitan realiza la siesta, aunque pueden notar esa modorra después de la comida.

En segundo lugar la gente que necesita realizar la siesta tiene que la siesta  tiene que durar como mucho unos 20 minutos y la tiene que realizar cada día y a la misma hora, para que sea lo máximo de beneficiosa y reparadora. Las siesta esporádicas no son completamente reparadoras y las siestas de más de 30 minutos podrían sugerir un trastorno de sueño subyacente.