¿No estás seguro si la siesta es buena para ti? Comprenda los pros y los contras y la mejor manera de tomar un reposo postprandial.

Si tiene falta de sueño o simplemente está buscando una manera de relajarse, podría estar pensando en tomar una siesta. Sin embargo, tomar una siesta en el momento incorrecto del día o durante demasiado tiempo puede ser contraproducente. Comprende cómo sacar el máximo provecho de una siesta.

Es una costumbre muy beneficiosa, pero hay que matizar dos cosas.  No todas las personas adultas necesitan realizala, aunque pueden notar esa modorra después de la comida.

¿Cuáles son los beneficios del reposo postprandia.?

La siesta ofrece varios beneficios para adultos sanos, que incluyen:

  1. Relajación
  2. Reducción de la Fatiga
  3. Mayor vigilancia y concentración
  4. Estado de ánimo mejorado
  5. Rendimiento mejorado, que incluye un tiempo de reacción más rápido y una mejor memoria

¿Cuáles son los inconvenientes de la siesta?

La siesta no es para todos. Algunas personas simplemente no pueden dormir durante el día o tienen problemas para dormir en lugares que no sean sus propias camas, lo que a veces requiere una siesta.

La siesta también puede tener efectos negativos, como:

  1. La inercia del sueño. Puede sentirse aturdido y desorientado después de despertarse de una siesta.
  2. Problemas de sueño nocturno. Las siestas cortas generalmente no afectan la calidad del sueño nocturno para la mayoría de las personas. Pero si experimenta insomnio o mala calidad del sueño por la noche, la siesta podría empeorar estos problemas. Las siestas largas o frecuentes pueden interferir con el sueño nocturno.

¿Cuándo debería considerar hacer una siesta?

Puede considerar tomarse un tiempo para una siesta si usted:

  1. Experimente una nueva fatiga o somnolencia inesperada.
  2. Están a punto de experimentar pérdida de sueño, por ejemplo, debido a un largo turno de trabajo.
  3. Quiere que las siestas planificadas sean parte de su rutina diaria

 

¿Cuál es la mejor manera de hacer una siesta?

Para aprovechar al máximo una siesta, sigue estos consejos:

  1. Mantenga las siestas cortas.  solo tienen que durar de 10 a 20 minutos. Cuanto más duerma, más probabilidades tendrá de sentirse mareado después. Sin embargo, los adultos jóvenes pueden tolerar dormir  más tiempo.
  2. Haga las siestas a primera hora de la tarde. Después de las 3-4 p.m. puede interferir con el sueño nocturno. Factores individuales, como su necesidad de dormir, su horario de sueño, su edad y su uso de medicamentos, también pueden desempeñar un papel en la determinación del mejor momento del día para la siesta.
  3. Crea un ambiente tranquilo. Póngase en un lugar tranquilo y oscuro con una temperatura ambiente confortable y pocas distracciones.
  4. Al despertar, dese tiempo para despertarse antes de reanudar las actividades, particularmente aquellas que requieren una respuesta rápida o aguda.

¿Cuando la siesta puede sugerir un problema de sueño asociado?

La gente que necesita realizar la siesta, esta tiene que durar como mucho unos 20 minutos y la tiene que realizar cada día y a la misma hora, para que sea lo máximo de beneficiosa y reparadora.

Sin embargo cuando las siestas son esporádicas pero  no son completamente reparadoras y/o tienen una duración de más de 30 minutos podrían sugerir un trastorno de sueño subyacente, motivo por el cual debería consultar con un médico especialista en medicina del sueño.

¿Podría un aumento repentino de la necesidad de siestas indicar un problema de salud?

Si experimenta una mayor necesidad de siestas y no hay una causa obvia de nueva fatiga en su vida, hable con su médico. Podría estar tomando un medicamento o tener un trastorno del sueño u otra afección médica que interrumpa su sueño nocturno.

 

Artículo escrito y revisado por el Dr. A. Ferré. Médico especialista en medicina del sueño. Si tiene cualquier duda puede consultar con el doctor pinchando aquí.

BIBLIOGRAFÍA:

Benefits of napping in healthy adults: impact of nap length, time of day, age, and experience with napping. Milner CE, Cote KA.J Sleep Res. 2009 Jun;18(2):272-81. doi: 10.1111/j.1365-2869.2008.00718.x.PMID: 19645971