Gran parte de la efectividad de los medicamentos hipnóticos que se recetan contra el insomnio se debe al efecto placebo: funcionan porque creemos que funcionan, dice un estudio.

Los investigadores de Estados Unidos y Reino Unido llevaron a cabo un análisis de más de 12 ensayos clínicos sobre la efectividad de algunos de las pastillas para dormir más comúnmente recetadas: los análogos de las benzodiacepinas o fármacos Z (que incluyen zolpidem, zaleplón y zopiclona).  Es bien sabido que su uso se ha incrementado en años recientes porque se cree que son una alternativa más segura y con menos afectos adversos que las benzodiacepinas, los tranquilizantes que pueden causar sedación diurna, dependencia y síndrome de abstinencia.

Sin embargo, los fármacos Z también pueden tener efectos adversos, incluidos pérdida de memoria y de equilibrio, fatiga, y algunos expertos también han cuestionado si sus beneficios superan estos riesgos.

Estudio sobre la efectividad de las pastillas para dormir

Para investigar la efectividad de estos medicamentos, los investigadores de la Universidades de Connecticut y la Escuela Médica de Harvard, en Estados Unidos, y las universidades de Plymouth y Lincoln, en Reino Unido, llevaron a cabo una revisión de 13 estudios que comparaban la efectividad de los fármacos Z con la de placebos.

El análisis mostró que los fármacos Z sí reducen la duración del tiempo que toma a una persona quedarse dormida, tanto subjetivamente como medido en un laboratorio de sueño. Pero casi la mitad del efecto del fármaco se debió a la respuesta placebo

En total, los estudios habían incluido casi 4.400 participantes de diferentes países. Y se trataba de ensayos clínicos -tanto publicados como no publicados- que habían sido presentados a la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para aprobación de nuevos productos.

Tal como señalan los autores,  los resultados mostraron que una vez que se descarta el efecto placebo, el efecto del fármaco es de importancia clínica cuestionable. El análisis mostró que los fármacos Z sí reducen la duración del tiempo que toma a una persona quedarse dormida, tanto subjetivamente como medido en un laboratorio de sueño. Pero casi la mitad del efecto del fármaco se debió a la respuesta placebo.

Millones de personas en todo el mundo toman fármacos Z como tratamiento de corto plazo contra el insomnio. Tan sólo en Reino Unido se calcula que cada año se emiten recetas de estos medicamentos con un valor de US$40 millones.

El 30% de la población en Estados Unidos tiene problemas para dormir.

Los efectos secundarios pueden causar problemas graves, particularmente en personas mayores, es necesario considerar otras alternativas para tratar los problemas de sueño. Alrededor de un 20% de pacientes experimentan efectos adversos con las pastillas para dormir y una de cada 100 personas mayores sufrirá una caída, fractura o accidente de tráfico después de utilizarlas.

Según los autores, en Estados Unidos, donde se cree que un 30% de la población sufre de problemas del sueño, se emiten recetas de fármacos Z por una valor de más de US$285 millones cada año.

¿Cual es la mejora alternativa a las pastillas para dormir?

La terapia cognitivo conductual para el insomnio pueden ser tan efectivos como las tabletas para dormir a corto plazo y mejores a largo plazo. Así que deberíamos poner más atención para incrementar el acceso a estas terapias en pacientes que podrían beneficiarse.

 

Aprenda mas sobre el insomnio pinchando aquí.

Artículo escrito y revisado por Dr. A. Ferre. Médico especialista en medicina del sueño. Si tiene cualquier duda puede consultar directametne con el doctor pinchando aquí.

BIBLIOGRAFIA

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3544552/