A medida que la persona se acerca a la tercera edad, se nota más dificultad para conciliar y mantener el sueño. Conozca las razones y cómo puede contrarrestarlas.

Evalúe de forma rápida y sencilla si disfruta de una buena calidad de sueño pinachano aquí.

Cuando se es joven, el cuerpo es capaz de conciliar el sueño rápido y profundamente. A medida que la persona se acerca a la tercera edad, notará más dificultad para conciliar y mantener el sueño, inclusive puede despertarse por la noche y encontrará mayores dificultades para volverse a dormir.

Una bocina, un ladrido etc… podrían romperle el sueño con facilidad.

También se puede encontrar más somnoliento cuando mira la TV, si lee el periódico, si se sienta para relajarse. Estos son cambios normales en el patrón de sueño asociados a la edad, pero problemas repetidos con el sueño (dificultad para dormir o estar despierto o quedarse dormido durante el día) no son procesos normales de la edad. Es por eso que es importante que intente reconocer qué cambios son normales para su sueño y cuáles podrían ser un problema.

Por ejemplo, si nota que le es más fácil hacer la siesta durante el día, no asuma que esto es normal o simplemente algo relacionado con la edad. Estudios recientes sugieren que nuestros cuerpos están programados para hace una siesta al día, aunque esta no debería ser mayor de 20-30 minutos.

Le aconsejamos que si no los puede diferenciar consulte a un especialista en trastornos del sueño.