SÍNDROME DE PIERNAS INQUIETAS  EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

El síndrome de piernas inquietas es un trastorno del sueño  en el que los niños  explican sensación de calambres, inquietud y malestar en sus piernas y que les impide tenerlas quietas mientras están despiertos. Esto generalmente ocurre a la hora de acostarse, pero puede ocurrir en otros momentos en que sus piernas están inactivas. Estas molestias hacen que el niño tenga dificultad para conciliar el sueño y a la vez causar despertares nocturnos. Los padres suelen confundir este síndrome con los “dolores de crecimiento”, sin embargo el síndrome de piernas inquietas produce insomnio y tiene que ser estudiado y tratado por un especialista de sueño.

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas?

El síndrome de piernas inquietas o también llamado enfermedad de Willis-Ekbom, es un trastorno del sueño en el que el niño o el adolescente informan una necesidad incómoda e irresistible de mover las piernas. Este impulso generalmente ocurre antes de acostarse, pero puede ocurrir en otros momentos cuando las piernas han estado inactivas, como cuando está sentado quieto durante un período prolongado (por ejemplo, durante largos viajes en automóvil o mientras mira una película).

Para aliviar la incomodidad, el niño o adolescente mueve las piernas, estira las piernas, da vueltas, se levanta y camina o corre. El alivio experimentado suele ser inmediato.

 

¿Cuántos niños tienen síndrome de piernas inquietas?

En los Estados Unidos, se estima que aproximadamente 1.5 millones de niños y adolescentes tienen síndrome de piernas inquietas. Alrededor del 35% de los pacientes que informan tener RLS dicen que comenzó antes de los 20 años de edad.

 

¿Qué causa el síndrome de piernas inquietas ?

La causa exacta del síndrome de piernas inquietas varía de un niño a otro. En algunos casos, se desconoce la causa. En otros niños, el síndrome de piernas inquietas puede estar relacionado con un bajo nivel de hierro o, en ocasiones, con diabetes, riñón o algunas enfermedades neurológicas. El síndrome de piernas inquietas a veces se ejecuta en familias y se cree que existe un vínculo genético en estos casos. Muchos tipos diferentes de medicamentos, incluidos los utilizados para tratar la depresión, las alergias y los trastornos psiquiátricos, pueden causar piernas inquietas como efecto secundario.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de piernas inquietas (RLS)?

Los síntomas del síndrome de piernas inquietas incluyen:

  1. Molestias en las piernas: sensaciones incómodas en las piernas que los adultos describen a menudo como hormigueo, picazón, tirones, gateo, tirones, latidos, ardor o roer. Se ha descrito la sensación de «burbujas cola corriendo por las venas, hormigas, arañas, picor». Los niños pueden describir estas sensaciones como «tengo que moverse, menear o patear». Estas sensaciones generalmente ocurren antes de acostarse, pero pueden ocurrir en otros momentos de inactividad de las piernas.
  2. Impulso a mover las piernas: para aliviar las molestias en las piernas, los niños y adolescentes tienen un impulso incontrolable de mover las piernas, especialmente cuando descansan, como cuando están sentados o acostados.
  3. Interrupción del sueño: a menudo se necesita tiempo adicional para conciliar el sueño debido a la necesidad de mover las piernas para aliviar las molestias. A veces quedarse dormido también puede ser difícil.
  4. Problemas de comportamiento a la hora de acostarse: Debido a que los niños tienen dificultades para conciliar el sueño, es posible que no siempre se queden en la cama y que a veces necesiten levantarse de la cama para estirar las piernas y aliviar el malestar.
    Somnolencia diurna: los problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido pueden provocar somnolencia diurna.
  5. Problemas de comportamiento y rendimiento escolar: una vez más, debido a la interrupción del sueño, pueden surgir problemas en el rendimiento académico del niño o en el comportamiento durante el día (irritabilidad, mal humor, dificultad para concentrarse, hiperactividad (trastorno por déficit de atención hiperactividad, TADH), etc..

¿Cuál es el tratamiento del síndrome de pierna inquietas?

Las opciones de tratamiento pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  1. Haga ejercicio regularmente: se pueden probar ejercicios suaves, como caminar o andar en bicicleta. Evite el ejercicio intenso / intenso unas pocas horas antes de acostarse.
  2. Adopte hábitos apropiados para acostarse: el niño o adolescente solo debe acostarse y acostarse cuando sea hora de acostarse. No se meta en la cama y pase tiempo leyendo, mirando televisión o jugando juegos.
  3. Diga «No» a la cafeína: la cafeína puede empeorar el RLS, por lo tanto, evite los productos con cafeína (cafés, tés, refrescos, chocolates y algunos medicamentos).
  4. Use ayudas locales de confort para las piernas: aplique una almohadilla térmica, una compresa fría o considere frotar sus piernas para aliviar temporalmente las molestias en las piernas. También considere masaje, acupresión, caminar, estiramientos ligeros u otras técnicas de relajación.
  5. Verifique los niveles de hierro: haga que su médico verifique los niveles de hierro de su hijo y, si es necesario, los niveles de ácido fólico. Los niveles bajos de estas sustancias pueden contribuir a los síntomas del síndrome de piernas inquietas. Su médico puede recomendarle suplementos de hierro o folato.
  6. Considere las opciones de medicamentos: el médico de su hijo puede analizar varios tipos diferentes de medicamentos como opciones. La mayoría de los medicamentos utilizados para tratar  las piernas inquietas en adultos no han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para tratar a la población pediátrica, ya que no se han estudiado ampliamente en niños.
  7. Elimine los medicamentos innecesarios: hable con su médico sobre otros medicamentos (tanto recetados como de venta libre) y los productos herbales que su hijo pueda estar tomando. Pueden estar empeorando las piernas inquietas. Algunos de los tipos de productos  por los que debería consultar con su médico son aquellos que se utilizan para tratar las náuseas, los resfriados, las alergias y la depresión.
  8. Realice una revisión de la dieta: asegúrese de que su hijo esté comiendo una dieta saludable y bien balanceada. Es posible que desee revisar esto con el médico.

Los tratamientos no farmacológicos enumerados anteriormente generalmente se prueban primero.

 

MOVIMIENTOS PERIÓDICOS DE LAS PIERNAS DURANTE EL SUEÑO

Durante el sueño su hijo puede tener movimientos repetitivos de las extremidades, principalmente de las piernas, que hacen que se despierte varias veces por la noche. Los movimientos periódicos de las piernas (MPP) pueden cursar somnolencia diurna, y en ocasiones causar dolor en las piernas. Si sospecha que su hijo tiene MPP, es importante consultar con un especialista para llegar a un diagnostico y aplicar un tratamiento si es necesario. El especialista de sueño puede darle información de ciertas medicaciones que han tenido éxito en reducir los síntomas de los MPP y por tanto mejorando la calidad del sueño.

 

Puede ampliar información con Síndrome de piernas inquietas en el adulto.

 

Artículo escrito y revisado por Dr. A.Ferré. Médico especialista en medicina del sueño en edad adulta e infantil. Si tiene cualquier consulta puede realizarla directamente al doctor pinchando aquí.

BIBLIOGRAFIA

1. Jenni OG, Carskadon MA. Sleep behavior and sleep regulation from infancy through adolescence:normative aspects. En: Sleep Medicine Clinics.Filadelfia: WB Saunders, 2007; 321-9.
2. American Academy of Sleep Medicine. ICSD-2-International classification of sleep disorders. 2ªed. Westchester: Illinois, 2005.
3. Moore M, Allison D, Rosen CL. A review of pediatric nonrespiratory sleep disorders. Chest.2006; 130:1252-62.
4. Hoban TF. Rhythmic movement disorder in children. CNS Spectr. 2003; 8: 135-8.5. Stores G. Aspects of parasomnias in childhood and adolescence. Arch Dis Child. 2009; 94: 63-9.
6. Picchietti MA, Picchietti DL. Restless legs síndrome and periodic limb movement disorder in children and adolescents. Semin Pediatr Neurol.2008; 15: 91-9.
7. Sadeh A, Dahl RE, Rosenblat-Stein S. Sep and the transition to adolescence: a longitudinal study. Sleep 2009; 32: 1602-9.
8. Merino-Andréu M, Martínez-Bermejo A. Narcolepsia con y sin cataplejía: una enfermedad rara, limitante e infradiagnosticada. An Pediatr (Barc). 2009; 71: 524-34.

mas biblio

9. Muzumdar H, Arens R. Diagnostic issues in pediatric obstructive sleep apnea. Proc Am Thorac Soc. 2008; 5: 263-73.
10. Chamness JA. Taking a pediatric sleep history. Pediatric Annals Online.com; 2008.11. Owens JA, Dalzell V. Use of the “BEARS” sleep screening tool in a pediatric residents´continuity clinic: a pilot study. Sleep Med. 2005; 6: 63-9.
12. Tomás M, Miralles A, Beseler B. Versión española del Pediatric Sleep Questionnaire. Un instrumento útil en la investigación de los trastornos del sueño en la infancia. Análisis de su fiabilidad. An Pediatr (Barc). 2007; 66: 121-8.
13. Drake Ch, Nichel Ch, Burduvali BA, Roth T, Jefferson C, Badia P. The Pediatric Daytime Sleepiness Scale (PDSS): Sleep habits and school out-comes in middle-school children. Sleep. 2003; 26: 455-8.
14. Ferber. R. Kryger M. Principles and Practice of Sleep Medicine in child. WB Saunders company. 1st ed.
15. Sheldon SH. Ferber R. Kryger M. Principles and Practice of pediatric sleep medicine. Elsevier. 2005

https://my.clevelandclinic.org/health/diseases/14309-restless-legs-syndrome-rls-in-children-and-adolescents

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1785221/