El insomnio por malos hábitos en los niños es un problema muy prevalente. Como comenta el Dr. A. Ferré, Medico especialista en medicina del sueño infantil, el sueño infantil es algo muy valioso y podrá medir el valor del mismo en su niño por su cara sonriente y en su energía natural.

Un niño que no duerme bien puede alterar la vida de toda la familia y convertirla en una “pesadilla”. Un niño cansado puede tener problemas de comportamiento que provocan, en el resto de la familia un estrés innecesario.

Si su hijo duerme solo o comparte la habitación o la cama con otro/otros hermanos, se debe establecer un patrón que proporcione un sueño de calidad, por la noche y durante las siestas diurnas. Cualquier método para conseguirlo funciona; lo más importante es reconocer los problemas de sueño que afectan a su hijo para empezar a resolverlos.

El sueño de los niños es un tema que supone un rompecabezas para los padres. Por ejemplo, quizás usted no sabe cuanto debe dormir un niño durante la noche y durante las siestas. Es importante hablar con el pediatra o un especialista en trastornos del sueño, para identificar si existen trastornos de sueño  asociados y dar el primer paso para corregirlos.

Los signos que nos harán sospechar si existe algún problema insomnio por malos hábitos:

1. ¿Pasa mucho tiempo intentando que su hijo se duerma?

2. ¿Su hijo se despierta varias veces durante la noche?

3. ¿El comportamiento de su hijo y el humor están afectados por el sueño insuficiente?

4. ¿Duerme poco y mal como resultado del “mal dormir” de su hijo?

5. El sueño insuficiente está afectando a la relación padre-hijo?

 

¿Cómo puedo mejorar insomnio por malos hábitos de mi hijo/a?

Los problemas de insomnio infantil por malos hábitos en el niño pueden ser corregidos rápidamente una vez sean identificado y tratados. Habitualmente se puede resolver el problema con una pequeña ayuda y sentido común.

Muy a menudo, hablar con su pediatra o especialista en trastornos del sueño puede ser muy útil, sobretodo si lo ha intentado y no ha obtenido respuesta al aplicar un método de sueño infantil, ya que esto podría sugerir que hay un trastorno del sueño oculto!!. (evalúelo fácilmente pinchando aquí)

Como poner  al niño/a en la cama

Preparar a su hijo para que se acueste puede ser motivo de ansiedad para ambos porque los padres naturalmente, quieren que el niño esté confortable. La rutina para ir a la cama pueden ser uno de los mejores medios para que pases más tiempo junto a tu hijo.

Las rutinas son básicas a la hora de acostar al niño y es importante reservar un tiempo de unos 20 minutos para hacer algo especial con su hijo antes de que se vaya a la cama. Debe ser una actividad relajante y no excitante (contarle un cuento, cantar una canción…). Su hijo necesita saber los límites de tiempo de este momento “especial” y usted no lo va a exceder. Es un momento ideal para comunicar afecto a su hijo.

Los niños con insomnio infantil por malos hábitos,  se despiertan brevemente varias veces durante la noche, especialmente durante o después de las ensoñaciones (sueño REM). Habitualmente y sobretodo en edad adulta no nos damos cuenta de estos despertares y nos volvemos a dormir rápidamente, pero los niños pequeños responden de forma diferente. Ellos pueden llorar o sentir una gran inseguridad durante los despertares.

Los padres normalmente tienden a consolar al niño que parece estar ansioso. Sienten la necesidad de “ayudar” al niño a dormir dándole de comer, acunándolo, o durmiendo con él. Pero haciendo esto, a menudo, enseñan al niño este patrón de “ayuda” va a ocurrir siempre. Muchos niños que han actuado así, llegan a ser incapaces de dormir sin la ayuda de los padres, en lugar de aprender a dormirse por ellos mismos, y se encuentran seguros con los objetos de la cuna, tales como el peluche.

Cómo corregir los despertares durante el sueño

Antes de empezar a corregir el problema es muy importante conocer las normas básicas del sueño en los niño, tanto del recien nacido como de la infancia.

Es muy importante que los padres tomen conciencia de que un bebé debe aprender a dormir solo. Cuando el niño asocia el inicio del sueño con el hecho de ser acunado o cogido en brazos, no sabe cómo quedarse dormido por sí mismo y, entonces, llora. Si los padres le cogen en brazos rápidamente cuando llora, aprende que solo así se puede quedar dormido. Esto puede crear ansiedad en los padres, quienes naturalmente quieren consolar al niño. Los padres deben saber que el niño, si se le da la oportunidad, puede dormirse solo. No sugerimos que se ignore al niño cuando llora.

Los padres deben asegurarse de que el niño está bien y no tiene hambre, ha dormido, ha vomitado o tiene el pañal mojado. La técnica descrita antes ayudará al niño a aprender a dormirse solo sin sentirse abandonado. Para corregir los problemas de sueño de los niños, hay que enseñarles a dormir solos durante la noche, durante las siestas diurnas y tras los despertares nocturnos.

Durante el proceso de aprendizaje el niño llorará al principio. Sin embargo, los padres deben tener claro que no lo están abandonando.

Vamos a enseñar al niño a dormir por si solo.

En un niño con insomnio infantil por malos hábitos, no vamos a ignorar al niño si llora. Siempre tenemos que estar convencidos que el niño está seguro, que no tiene hambre, que no está enfermo y que tiene el pañal limpio.

-Pasos a seguir:

1. Todos los que están a cargo del niño deben cumplir el proceso

2. Poner al niño, en la cuna o cama, despierto.

3. Fortalecer el periodo de rutina tranquila antes de ir a dormir (5-10 minutos).

4. Entregarle los elementos externos (muñeco, chupete, dibujo, móvil…).

5. Repetir: “Amor mío, papá y mamá te van a enseñar a dormir solito. A partir de ahora te vas a dormir aquí en tu cama con tu …… Que tengas muy dulces sueños”

6. Apagar la luz y abandonar la habitación con el niño despierto.

7. Tabla de tiempos de espera: Noche nº 1ª 1 1min,  nº 2  2min,  nº 3ª  3min,  nº 3-4min

8. Pasado el tiempo, entrar en la habitación. No abrir la luz, no abrazarlo y no atender a sus peticiones (agua, zumo, etc.)

9. Hablarle y acariciarlo dulce y suavemente para darle sensación de tranquilidad y seguridad.

10. No permanecer en la habitación más de 2 minutos.

11. No sacar al niño de la cuna o de la cama.

12. Si  sigue llorando pasar al siguiente paso de la tabla de  tiempos de espera y repetir el proceso con seguridad y firmeza desde el punto 8.

Cuando el niño con insomnio infantil de malos hábitos sigue llorando, espere un poco más antes de volver a la habitación. Medir el tiempo antes de volver crea mucha ansiedad a los padres (por esto, los tiempos son orientativos y puede modificarlos) y, de hecho, este proceso es más difícil para los padres que para el niño. Cuando se sigue este plan, ya se aprecia una mejoría a los 3 días. Si no es así y tras 5 días, hay que pensar que no se han seguido correctamente las instrucciones por los padres y que será necesario insistir más tiempo. Esta última posibilidad es muy frustrante para los padres.

Problemas para establecer límites

Estas conductas habitualmente empiezan cuando el niño tiene 2 años de edad. Cuando su hijo se niega a acostarse o le pone “pegas” para irse a la cama, probablemente tiene un problema de este tipo.

Las dificultades para establecer límites pueden ocurrir en el momento de acostarse o cuando el niño se despierta por la noche. Los padres deben saber que es su responsabilidad saber cuándo el niño debe acostarse, incluso si el niño está muy despierto y activo.

Los niños pueden ser muy creativos con sus peticiones: un abrazo, un vaso de agua, dejar la luz encendida, decir “tengo algo importante que decirte”… y puede ser difícil saber qué es real y qué es simplemente una táctica. Para evitar estos comportamientos se debe tener una actitud firme y consistente porque los padres deben poner unos límites bien definidos.

Para niños mayores que duermen en la cama, el problema de sueño se manifiesta de otra forma: el niño se levanta varias veces (y no suele llorar). El problema podría solucionarse colocando una valla, que estará cerrada hasta que el niño permanezca definitivamente en su habitación.

Es importante que los padres entiendan la importancia de establecer límites durante el día y la noche. Es necesario hablar de las rutinas para ir a la cama con los cuidadores del niño.

Recordar:

* Si vuestro hijo duerme mal, no es porque tenga un problema médico (el pediatra seguro que ha descartado todas las patologías posibles y ha confirmado un insomnio infantil por malos hábitos).
* No es porque tenga un problema psicológico.
* No es porque esté mimado.
* No es culpa vuestra.

Pensar que cuando le enseñamos a dormir correctamente, lo hacemos pro el bien del niño y, como consecuencia, evitamos los problemas en el resto de la familia. Los medicamentos para dormir no son recomendables de entrada, aunque, el especialista en trastornos del sueño, podría utilizarlos.

Si a pesar de haber seguido estos breves consejos para mejorar su insomnio infantil por malos hábitos, no ha conseguido que su hijo duerma, sería recomendable acudir a un especialista en trastornos del sueño para descartar  la coexistencia de  otro trastorno del sueño u otras enfermedad.

BIBLIOGRAFIA

0. Morgenthaler TI, Owens J, Alessi C et al. Practice parameters for behavioral treatment of bedtime problems and night wakings in infants ad young children. SLEEP 2006;29(10):1277-1281.

https://www.sleepfoundation.org/articles/my-child-has-trouble-sleeping-what-now

https://www.sleepfoundation.org/articles/children-and-bedtime-fears-and-nightmares

1. Jenni OG, Carskadon MA. Sleep behavior and sleep regulation from infancy through adolescence:normative aspects. En: Sleep Medicine Clinics.Filadelfia: WB Saunders, 2007; 321-9.

2. American Academy of Sleep Medicine. ICSD-2-International classification of sleep disorders. 2ªed. Westchester: Illinois, 2005.

3. Moore M, Allison D, Rosen CL. A review of pediatric nonrespiratory sleep disorders. Chest.2006; 130:1252-62.

4. Hoban TF. Rhythmic movement disorder in children. CNS Spectr. 2003; 8: 135-8.5. Stores G. Aspects of parasomnias in childhood and adolescence. Arch Dis Child. 2009; 94: 63-9.

6. Picchietti MA, Picchietti DL. Restless legs síndrome and periodic limb movement disorder in children and adolescents. Semin Pediatr Neurol.2008; 15: 91-9.

7. Sadeh A, Dahl RE, Rosenblat-Stein S. Sep and the transition to adolescence: a longitudinal study. Sleep 2009; 32: 1602-9.

8. Merino-Andréu M, Martínez-Bermejo A. Narcolepsia con y sin cataplejía: una enfermedad rara, limitante e infradiagnosticada. An Pediatr (Barc). 2009; 71: 524-34.

9. Muzumdar H, Arens R. Diagnostic issues in pediatric obstructive sleep apnea. Proc Am Thorac Soc. 2008; 5: 263-73.

10. Chamness JA. Taking a pediatric sleep history. Pediatric Annals Online.com; 2008.11. Owens JA, Dalzell V. Use of the “BEARS” sleep screening tool in a pediatric residents´continuity clinic: a pilot study. Sleep Med. 2005; 6: 63-9.

12. Tomás M, Miralles A, Beseler B. Versión española del Pediatric Sleep Questionnaire. Un instrumento útil en la investigación de los trastornos del sueño en la infancia. Análisis de su fiabilidad. An Pediatr (Barc). 2007; 66: 121-8.

13. Drake Ch, Nichel Ch, Burduvali BA, Roth T, Jefferson C, Badia P. The Pediatric Daytime Sleepiness Scale (PDSS): Sleep habits and school out-comes in middle-school children. Sleep. 2003; 26: 455-8.

14. Ferber. R. Kryger M. Principles and Practice of Sleep Medicine in child. WB Saunders company. 1st ed.

15. Sheldon SH. Ferber R. Kryger M. Principles and Practice of pediatric sleep medicine. Elsevier. 2005