Apnea del sueño y riesgo cardiovascular: Las personas que tienen síndrome de apnea del sueño tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

¿Que es la apnea del sueño?

El síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS) se caracteriza por la tríada básica de ronquido, apneas nocturnas observadas y somnolencia diurna excesiva. Este conjunto de síntomas ya se había identificado como patológico, aunque, asociado a obesidad, históricamente formaba parte del complejo síndrome de Pickwick. Sin embargo, a partir de la década de 1980 se define más como una entidad independiente que puede ir asociada o no al síndrome hipoventilación-obesidad, que se correspondería con el clásico síndorme Pickwick.

Los resultados obtenidos al aplicar la traqueostomía como tratamiento, excesivamente intervencionista pero eficaz, centran el problema en la vía respiratoria superior. Posteriormente la introducción de la CPAP nasal (Nasal Continuous Positive Airway pressure) constituye un hito importante en la mejoría de la calidad de vida de estos enfermos, ya que consigue un control adecuado de los síntomas en la mayoría de los casos.

¿Cual es la prevalencia en España de la apnea del sueño?

La prevalencia de la enfermedad –índice de apnea-hipopnea (IAH), > 10 episodios/hora más somnolencia diurna excesiva– oscila globalmente entre el 2 y el 4% según distintos trabajos. Concretamente, en el Estado español se dispone de datos de 2 estudios epidemiológicos con un diseño de base poblacional: el primero, realizado en Vitoria-Gasteiz (País Vasco), cifra la prevalencia en un 3,4% en varones y en un 3% en mujeres2, y el segundo, en Mataró, la estima en un 10% en varones y en un 3,4% en mujeres3. El SAHS es, según todos los estudios, más frecuente en varones de mediana edad, otro de los factores de riesgo fundamentales es la obesidad.

Apnea del sueño y su asociación con los factores de riesgo cardiovascular.

Una vez definido el SAHS, reconocido como prevalente y establecido el tratamiento, empezó a observarse que los pacientes afectados tenían una mortalidad superior4-6 y que ésta, además, se perfilaba como una mortalidad de origen vascular. Los pacientes tenían, aparentemente, una frecuencia superior de hipertensión arterial (HTA) y cardiopatía isquémica (CI).

Esto ha hecho que dicha enfermedad haya franqueado los límites de su presentación clínica clásica para penetrar en el complejo terreno de las enfermedades cardiovasculares, y ha pasado a considerarse un potencial factor de riesgo y, en ocasiones, factor pronóstico para la enfermedad cardiovascular en general. Concretamente, se ha vinculado a la HTA, el ictus, la CI, las arritmias, la hipertensión pulmonar y la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC).

Las evidencias son bastante concluyentes en el caso de la HTA y menos para otras manifestaciones cardiovasculares, pero los estudios en marcha probablemente reforzarán estos vínculos. En cualquier caso, se ha demostrado que la CPAP nasal es capaz de reducir las cifras de presión arterial en hipertensos y también de mejorar la fracción de eyección ventricular en pacientes con ICC.

Si quieres aprender mas sobre la apnea del sueño, pincha aquí.

Artículo revisado por Dr. A. Ferré. Médico especialista en medicina del sueño. Si tiene cualquier duda puede consultar con el doctor directamente pinchando aquí.

BIBLIOGRAFÍA: Apnea del sueño y riesgo cardiovascular

https://www.archbronconeumol.org/es-riesgo-cardiovascular-el-sindrome-apnea-hipopnea-articulo-13092958