Los niños no debería estar constantemente estimulados, ellos también necesitan momentos de calma, serenidad y estabilidad. Actualmente y mas que hace una década, deberíamos aprender a respetar el ritmo de los niño y proporcionarles un ambiente de protección en el que vivir. Los estímulos que ellos reciben de más, pueden agitarlos e hiperactivarlos mas de lo normal durante el día. (leer mas sobre cuanto deben dormir los niños)