Los terrores nocturnos se dan en los niños de 4-12 años, se caracterizan por un despertar brusco mientras están dormidos profundamente, y también aparecen durante el primer tercio de la noche, acompañados de miedo intenso, gritos y palpitaciones. Como en el sonambulismo, el niño no responde a estímulos y habitualmente no recuerda el episodio.(leer mas sobre terrores nocturnos y sonambulismo)