Es generalmente más propicio para dormir, un entorno ligeramente más frío en lugar de cálido. Esto coincide con que el descenso de la temperatura corporal que se produce durante el sueño. Las temperaturas extremas (fría y caliente) perturban el sueño.