La mayoría de las veces el sonambulismo puede suceder cuando tu hijo no ha dormido lo suficiente, tiene estrés o ansiedad, o ha tenido fiebre. A veces sucede cuando tiene problemas médicos como arritmia (irregularidades en los latidos del corazón), reflujo del ácido del estómago, apnea del sueño o convulsiones. A veces se debe a trastornos mentales como los ataques de pánico o el trastorno de estrés post-traumático. Y, a veces puede asociarse a alguna medicina como antihistamínicos o sedantes , entre otros.

Aprende mas sobre el sonambulismo infantil pinchando aquí,