93 595.20.20    info@larotondacm.cat   Reseña profesional

 

 

TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO DEL SINDROME DE APNEAS DEL SUEÑO

Disminución del peso, en los pacientes obesos. La pérdida de peso es una de las primeras medidas a adoptar. Sin embargo, conseguir que los enfermos pierdan peso y que mantengan dicha pérdida a lo lago del tiempo es una tarea difícil, ya que supone una modificación del estilo de vida y no todos son capaces de llevarla a cabo. Además, aunque la pérdida del 5-10% del peso corporal total es suficiente para disminuir el índice  de apnea-hipopnea global, ello  no siempres se sigue de un cambio en la actitud terapéutica inicialmente adoptada. Existen estudios en los que se estudiaron a un grupo de pacientes con SAHOS a los que además, de aplicarles tratamiento específico, se les incluyó en un programa de adelgazamiento. Una vez que se alcanzo la pérdida ponderal, los enfermos fueron reevaluados mediante PSG y posteriormente fueron seguidos en consulta. No se encontraron relación alguna entre el IAH y el índice de masa corporal, ya que en algunoe pacientes que perdieron peso y se curaron, el SAHOS reapareció al cabo de los años, pese a mantener la pérdida de peso. Esto sugiere que además del peso existen otros factores individuales causantes del SAHOS sobre los que no se puede incidir o tratar a través de la dieta. Datos similares se han descrito tras cirugía bariátrica. Por lo tanto aunque los pacientes pierdan peso, es importante mantener un seguimiento estrecho en consulta.  Dietas de 1500, 1200 y 1000 Kcalorias.

Abstención de fármacos depresores del SNC (hipnóticos), de alcohol y tabaco. Los primeros por su efecto de relajante muscular y el tabaco por su efecto inflamatorios. Todos ellos favorecen el cierre de la vía aérea superior.

Tratamiento postural: Banda postural que evita dormir en decúbito supino y  favorece dormir en decúbito lateral. La mayoría de los eventos respiratorios se agravan al adoptar la posición de boca arriba, aumentando así tanto en duración como en intensidad. Este tratamiento consiste en  colocar objetos redondeados en la espalda del paciente, reeducando así al paciente para que adopte una posición lateral y evitando que se pueda colocar sobre su espalda. Cuando se han comparado estas medidas antisupino con el CPAP, se ha observado que ambas técnicas son igual de eficaces para mejorar la estructura del sueño y disminuir la somnolencia diurna, aunque sigue siendo mas eficaz el CPAP disminuyendo el índice de eventos respiratorios y en mejorar las alteraciones del intercambio gaseoso. A pesar de ellos muchos pacientes acaban por abandonar el tratamiento postural a largo plazo, bien por la incomodidad que supone su aplicación, o bien porque se crea tolerancia a las mismas.
  
Férula de avance mandibular: es un sistema bucal  intraoral, que actúa adelantando la  mandíbula permitiendo así aumentar el diámetro retrofaríngeo. Aunque existen varios modelos en el mercado, todos ellos consisten en dos férulas que e anclan en la arcada dental superior e inferior, unidas a través de dos bielas, que se encargan de mantener la mandíbula inferior en un aposición mas adelantada. 

Si comparamos este dispositivo con el CPAP encontramos que es discretamente inferior en eficacia para disminuir el número de apneas y mejorar los parámetros de intercambio gaseoso pero igual de eficaz para mejorar la arquitectura del sueño y la somnolencia. Los pacientes con roncopatía y apnea del sueño en grado leve-moderado se pueden beneficiar de este tipo de tratamiento, siempre y cuando  tengan la fisonomía adecuada y no tengan conatraindicaciones para su empleo.

Es por este motivo que este sistema tiene que ser adiministrado y controlado por un odontólogo. También puede ser una alternativa para pacientes con SAHOS en grado grave  y que no toleran el CPAP. 

Existen dos tipos de Férulas, los fijos y los regulables. Las Férulas regulables son más eficaces y más cómodas permiten instaurar el tratamiento de forma progresiva lo que permite una mejor adaptación por parte del paciente. Los efectos secundarios de estos aparatos suelen ser leves y transitorios y tienden a disminuir tras el periodo de adaptación. Los mas frecuentes son dolor en la articulación mandibular, salivación o problemas dentales. 



Presión positiva continua de aire (CPAP): Es el tratamiento más efectivo y consiste en aplicar  aire en el sistema respiratorio usando un compresor eléctrico conectado a una mascarilla sellada sobre la nariz y/o la boca durante el sueño, lo que permite la apertura permanente de las estructuras musculares que bloquean el paso del aire. Aproximadamente el 60-70%  de las personar que utilizan CPAP pueden continuar usándolo, mientras que el resto encuentran la mascara inconfortable por diversas razones. Existen mascaras de CPAP con muy diversos tipos de formas y tamaños. También existen que solo cubren la nariz o bien la nariz y la boca.
Los problemas más comunes al iniciar tratamiento con CPAP son: sequedad y/o congestión nasal, sequedad bucal, pérdida de aire de la mascara, ruido de la máquina de CPAP, sequedad de ojos, irritación cutánea causada por la mascara y sensación de mucho aire.
Es muy importante tener un seguimiento por un especialista en trastornos del sueño para poder incidir sobre los problemas de adaptación y así minimizar al máximo la tolerancia a la máscara.     


Presión positiva de doble nivel (BIPAP): un generador de baja presión suministra aire a una presión controlada electrónicamente. Se utiliza en pacientes con elevada presión de CO2 o cuya hipoxemia no se corrige con la administración de O2.

Visualece videos interesantes sobre el tratamiento de las apneas del sueño. Clickar aquí.

  

Anuncio sobre el ronquido

 

Anuncio insomnio infantil

Anuncio Insomnio Adultos

FACEBOOK - Especialistas en trastornos del sueño