93 595.20.20    info@larotondacm.cat   Reseña profesional

 

La Enuresis es la dificultad para contener la orina por la noche, es un problema frecuente en el sueño de los niños. Cuando un niño mayor de 5 años no puede contener la orina en la cama es cuando hablamos de enuresis y se considera patológico. El 15-25% de los niños son enuréticos a los 6 años de edad. En la mayoría de los casos se debe a un mal control de los esfínteres, y que se puede mejorar aplicando medidas de modificación de la conducta. Es importante desde un principio descartar cualquier causa orgánica que pudiera causar enuresis, que solo existe en un 10% de los niños con enuresis.

Los estudios demuestran que un 15% de los niños con enuresis se curan espontáneamente. También se sabe que la inseguridad, las alteraciones emocionales, la ansiedad y los problemas de conducta que presentan estos pacientes no son la causa sino la consecuencia de ésta.

El tratamiento más efectivo son las técnicas de aprendizaje y modificación de la conducta.

El primer sistema es el uso de alarmas (STOP-PIPI), que se coloca en los calzoncillos o el pijama, y al detectar humedad se activa, despertando al niño, interrumpe la micción y termina en el baño.

Para mejorar el efecto de la terapia aplicaréis “el juego de hacer pipi”, que podéis seguir las mismas instrucciones que en el juego de dormir bien (ver insomnio de 3-15 años) aplicándolo a la orina.

El segundo sistema es el de interrupción de la micción que consiste en hacer ejercicios de interrumpir la micción varias veces mientras orina, ejercitando así la musculatura de la vejiga. Este sistema es menos eficaz que el primero.

El tercer sistema es el de despertares nocturnos, que consiste en ir despertando al niño durante la noche y acompañarlo al baño para hacer pipi. Es importante que el niño este bien despierto, para que sea consciente de que tiene que orinar.


BIBLIOGRAFIA
1. Jenni OG, Carskadon MA. Sleep behavior and sleep regulation from infancy through adolescence:normative aspects. En: Sleep Medicine Clinics.Filadelfia: WB Saunders, 2007; 321-9.
2. American Academy of Sleep Medicine. ICSD-2-International classification of sleep disorders. 2ªed. Westchester: Illinois, 2005.
3. Moore M, Allison D, Rosen CL. A review of pediatric nonrespiratory sleep disorders. Chest.2006; 130:1252-62.
4. Hoban TF. Rhythmic movement disorder in children. CNS Spectr. 2003; 8: 135-8.5. Stores G. Aspects of parasomnias in childhood and adolescence. Arch Dis Child. 2009; 94: 63-9.
6. Picchietti MA, Picchietti DL. Restless legs síndrome and periodic limb movement disorder in children and adolescents. Semin Pediatr Neurol.2008; 15: 91-9.
7. Sadeh A, Dahl RE, Rosenblat-Stein S. Sep and the transition to adolescence: a longitudinal study. Sleep 2009; 32: 1602-9.
8. Merino-Andréu M, Martínez-Bermejo A. Narcolepsia con y sin cataplejía: una enfermedad rara, limitante e infradiagnosticada. An Pediatr (Barc). 2009; 71: 524-34.
9. Muzumdar H, Arens R. Diagnostic issues in pediatric obstructive sleep apnea. Proc Am Thorac Soc. 2008; 5: 263-73.
10. Chamness JA. Taking a pediatric sleep history. Pediatric Annals Online.com; 2008.11. Owens JA, Dalzell V. Use of the “BEARS” sleep screening tool in a pediatric residents´continuity clinic: a pilot study. Sleep Med. 2005; 6: 63-9.
12. Tomás M, Miralles A, Beseler B. Versión española del Pediatric Sleep Questionnaire. Un instrumento útil en la investigación de los trastornos del sueño en la infancia. Análisis de su fiabilidad. An Pediatr (Barc). 2007; 66: 121-8.
13. Drake Ch, Nichel Ch, Burduvali BA, Roth T, Jefferson C, Badia P. The Pediatric Daytime Sleepiness Scale (PDSS): Sleep habits and school out-comes in middle-school children. Sleep. 2003; 26: 455-8.
14. Ferber. R. Kryger M. Principles and Practice of Sleep Medicine in child. WB Saunders company. 1st ed.
15. Sheldon SH. Ferber R. Kryger M. Principles and Practice of pediatric sleep medicine. Elsevier. 2005

Anuncio sobre el ronquido

 

Anuncio insomnio infantil

Anuncio Insomnio Adultos

FACEBOOK - Especialistas en trastornos del sueño